martes, 18 de junio de 2013

La cosmética de los ojos


El cuidado cosmético de los ojos merece una especial atención. La mirada tiene una gran participación en la belleza de una persona, y es por ello por lo que goza de gran protagonismo a la hora de aplicar productos de belleza y realzarla con maquillaje. Pero al mismo tiempo los ojos y su contorno constituyen una zona especialmente sensible que requieren una serie de precauciones específicas.

El contorno de ojos es una de las zonas más delicadas del rostro. Su fina piel carece de glándulas sebáceas, por lo que requiere una hidratación especial para prevenir líneas de expresión y otros signos de envejecimiento. Los exfoliantes están totalmente desaconsejados en esta zona.

A la hora de maquillarse es importante observar ciertos cuidados para mantener la buena salud de los ojos:
  • Lávese las manos antes de aplicar cremas, limpiadores o maquillaje.
  • Utilice productos de confianza, que hayan sido sometidos a pruebas oftalmológicas y dermatológicas y sean hipoalergénicos, ya que la introducción accidental del producto en el ojo puede provocar una reacción alérgica irritante.
  • Mantenga limpios y bien cerrados los envases.
  • Renueve los productos con la frecuencia adecuada. La normativa europea al respecto exige a los cosméticos que indiquen en su etiqueta, en el interior del dibujo de un tarro abierto, el número de meses o años tras su apertura en los que el uso del producto es seguro.
  • Tenga cuidado al utilizar pinceles o lápices cerca del ojo, evitando golpear la córnea accidentalmente.
  • No comparta cosméticos, puesto que los gérmenes se comparten también. Tenga en cuenta que los probadores de productos de las tiendas estarán más contaminados que los que se encuentran en casa.
  • En caso de padecer una infección ocular deseche los productos usados en los días previos a la infección y no se maquille hasta que la infección desaparezca.
  • Si sospecha que algún producto le ha causado una reacción alérgica debe suprimir su uso.



El ojo y sus alrededores requieren ser desmaquillados cuidadosamente, ya que partículas de cosméticos pueden entrar en él fácilmente durante la noche y provocar irritación. La limpieza se debe realizar comenzando siempre desde el punto más cercano a la nariz hacia fuera, para evitar que el párpado inferior se separe del globo ocular y los restos de material cosmético se introduzcan en el ojo. Se debe utilizar siempre un producto específico para esta zona. Algunos jabones o desmaquilladores demasiado abrasivos suelen provocar la aparición de pequeñas bolsitas de grasa, llamadas millium, y que no tienen salida al exterior.

Para limpiar los párpados y el borde palpebral se pueden utilizar toallitas desmaquillantes. Son apropiadas para eliminar el maquillaje de los ojos, ya que son individuales y estériles. Los geles limpiadores especiales para los ojos generalmente están contenidos en envases que facilitan su aplicación y evitan en gran medida que los dedos entren en contacto con el producto.

Los usuarios de lentes de contacto requieren cuidados adicionales, deben colocar la lente de contacto antes de proceder al maquillaje y quitarla antes de desmaquillar el ojo. Es una buena idea evitar el delineador por encima de la raíz de las pestañas y usar sombras de ojos compactas que no fluyan hacia el ojo.

En caso de irritación, hinchazón o cualquier otra molestia ocular los consejos de la abuela no siempre son efectivos, pues, por ejemplo, los enjuagues con manzanilla pueden provocar sequedad ocular y reacciones alérgicas, debido a que el extracto de esta sustancia contiene mayoritariamente polen de flores. Además, estos remedios hechos en casa pierden rápidamente la esterilización y se convierten en un caldo de cultivo para los gérmenes.

Ante cualquier duda siempre se debe consultar al oftalmólogo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada