jueves, 22 de octubre de 2015

ORTO-K, corrige tu miopía mientras duermes



Si está planteándose mejorar su visión y reducir su graduación, puede que usted sea un buen candidato para el tratamiento Orto-k. Esta técnica consiste en colocar en sus ojos unas lentes de contacto que alterarán la forma de la córnea mientras duerme y que le permitirán tener una mejor experiencia visual durante el día.




Esta técnica tiene innumerables ventajas siendo las más importantes que estabiliza la miopía, no debilita la córnea, evita el paso por el quirófano y es reversible. 
La técnica Orto-k no la puede realizar cualquier profesional generalista ya que es una especialidad avanzada dentro del campo de la contactología. Cada caso tiene que ser estudiado, diseñado y tratado individualmente, sólo de ese modo se consigue el efecto buscado que es poder ver bien durante el día sin tener que acudir a técnicas quirúrgicas.

Orto-K es una técnica segura y muy interesante ya que permite que la capacidad de oxigenación del ojo sea superior a la que admiten las lentillas tradicionales. Con esta técnica no existen dos lentes iguales ya que cada lente está diseñada al milímetro para cada caso concreto, para cada paciente y para cada ojo. La condición de reversible también provoca mucha tranquilidad en los pacientes tratados ya que al dejar de usar las lentillas por cualquier circunstancia la forma del ojo anterior al tratamiento se recupera sin problema.




¿Quiénes son los pacientes más idóneos para Orto-K?

Personas para las que esté contraindicada la cirugía refractiva.
Personas con miopía y astigmatismos muy bajos o que están desarrollando aún miopía con lo que no tienen una graduación estable.
Personas como molestias con su contactología de día.
Personas que requieren ver bien sin tener gafas ni lentes de contacto (profesionales y opositores).





¿Qué pasos son necesarios para afrontar un tratamiento de Ortoqueratología?

  1. Examen personalizado. Las pruebas diagnósticas, minuciosas y pormenorizadas son las que nos aconsejarán usar o no la técnica de Orto-k y nos indicarán si el paciente es buen candidato o no para esta técnica.
  2. Diseño. El examen anterior permite realizar las lentes sin molestar al paciente y sin necesidad de hacer pruebas continuas de ajuste.
  3. Instrucciones de uso. Después de fabricar las lentes se cita al paciente para explicarle cómo funcionan, cómo debe colocarlas y como mantenerlas.          
  4. Revisiones. Con esta técnica es primordial ir observando cómo va funcionando el tratamiento. Tras algunas citas iniciales, la periodicidad de las mismas pasará a ser de seis meses.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada