jueves, 28 de mayo de 2015

Presbicia o el síndrome de los brazos largos...

La presbicia o vista cansada es una patología visual en la que la lente del cristalino comienza a perder flexibilidad, lo que hace más difícil poder enfocar los objetos cercanos.


La presbicia suele manifestarse alrededor o después de los 40 años. Todo envejece y los ojos también. Con la edad se produce una reducción del poder de acomodación del ojo que provoca disminución de la capacidad para enfocar objetos cercanos. La lectura se va haciendo cada vez más difícil y de manera instintiva se alargan los brazos para alejar los textos por lo que la presbicia también se conoce coloquialmente como "síndrome de los brazos largos" ya que colocamos los textos a una distancia superior a 33 cm para poderlos leer con nitidez y a esa distancia muchos caracteres están demasiado lejos para ser identificados con facilidad. Los síntomas se acentúan en condiciones de baja luminosidad y al final del día.



La acomodación es la capacidad que nos permite ver con nitidez objetos cercanos a expensas de la función del músculo ciliar que cambia la forma del cristalino y aumenta el poder óptico del ojo. El ojo humano infantil tiene la capacidad de pasar del enfoque de objetos lejanos a otros próximos, a una distancia muy corta de unos 5 cm, gracias a su gran poder de acomodación, de unas 20 dioptrias. Sin embargo hacia los 40 años, esta capacidad disminuye únicamente a entre 3 o 4 dioptrías, y continua disminuyendo hasta los 65 años, ello impide leer textos situados a distancias cortas, los cuales se ven desenfocados y borrosos, el sujeto necesita alejarse el texto para poderlo ver con nitidez, pero al hacerlo no puede distinguir las letras y precisa gafas para la lectura y la visión a distancias cortas.

Algunas personas de más de 50 años pueden leer sin ayuda de gafas, ello se debe generalmente a que presentan algún grado de miopía o astigmatismo miópico o a que están desarrollando una catarata que altera la forma del forma del cristalino lo que paradójicamente les permite ver de cerca sin necesidad de gafas.
Si usted sufre de presbicia, verá las palabras borrosas cuando esté leyendo, y es posible que necesite más luz, o luz más brillante, para poder ver claramente de noche. Las personas con presbicia comienzan a experimentar dificultades para leer periódicos, libros, menús y demás objetos a cortas distancias, aun cuando hayan gozado de una visión perfecta toda la vida. Muchos pacientes también pueden experimentar fatiga y dolor de cabeza como resultado del esfuerzo adicional al que someten sus ojos.


Actualmente existen soluciones para la presbicia, pero no una solución global, es decir según diversas situaciones existen distintos tratamientos, dependiendo de distintas circunstancias como la edad del paciente, de si utiliza gafas sólo de cerca o progresivas o si tiene alguna patología asociada, como por ejemplo cataratas. Las soluciones son diversas: se puede operar con lentes intracorneales, Si el paciente tiene menos de 55-60 años y tiene gafas para lejos o progresivas, nos decidimos, si su córnea lo permite, por tratamiento INTRALASER, con técnica de PRESBILASIK, que combina un ojo para lejos y otro con más facilidad para la visión intermedia, pero para conseguir buenos resultados se necesita mucha experiencia, tener instalaciones con alta tecnología y estar acreditado por una empresa de prestigio, en nuestro caso por Carl Zeiss. Sólo con sistemas de estudio muy específicos se obtienen resultados, y existen muy pocos centros en España con la experiencia necesaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada